Proteger tu lista de las cosas que te gusta hacer para aumentar tu productividad

Tenía muchas ganas de escribir este post.

Desde que me senté a pensar cuál era el tema del que quería hablarte hoy y decidí que quería hablarte de esas cosas que hacen que tu vida sea interesante y que te guste vivirla y de cómo debes (¡Sí, debes!) protegerlas, que tenía muchas ganas de sentarme a escribirte.

La razón es que es algo que estoy completamente seguro de que va a ayudarte muchísimo a mejorar tu calidad de vida, y tú sabes que yo trabajo para que tu calidad de vida sea mejor cada semana.

Cosas que estoy seguro de que te pasan…

Primero que nada… 

¿Verdad que el día a día llega a devorar esas cosas que te gusta hacer?
¿Verdad que lo que has de hacer llega a imponerse a lo que te gustaría hacer?
¿Cuántas veces dices “no tengo tiempo” a esas cosas que sabes que te harán sentir bien?


Pues estaremos de acuerdo que ya vale de esta película ¿no? Ya vale de retrasar lo que hará que tu vida, sí tu vida, ni más ni menos, sea mejor. 

Nos han educado y convencido para pensar que lo más importante de nuestra vida es trabajar. Cuanto más trabajas, más prestigio tienes. Sin tener en cuenta que el resto de tu vida, todo lo que es personal, lo que te da placer, es tan importante como tu trabajo. Observa que no estoy diciendo más importante, digo que es igual de importante.

Tu vida personal y tu vida profesional son dos caras de la misma moneda. Para saber que una moneda no es falsa lo primero que miramos es si está acuñada por las dos caras. Si una cara está lisa, no tendrás dudas de que la moneda es falsa, pues eso. Si una de las caras de tu vida está en blanco (o casi), es que tu vida está, como poco, desequilibrada.

¿Para qué equilibrar vida profesional y vida personal?

Muy sencillo, para crear un circuito en que la una retroalimente a la otra. Cuanto mejor sea tu vida personal, de mejor ánimo irás a tu trabajo; cuanto más satisfactorio sea tu trabajo, mejor será tu vida personal.

El humor, la autoestima, la alegría, la salud, la actitud van y vienen de nuestra vida personal a nuestra vida profesional, se cargan en una cara de la moneda y van a la otra y al revés.

Si no me crees, solamente hazte una pregunta…

Cuando tu trabajo va muy bien, ¿verdad que llegas de mejor humor a casa?

Pues al revés es lo mismo.

Tres ideas para cuidar lo que te gusta hacer y ponerlo en tu agenda.

Cómo puedes hacerlo sin sentirte mal. De eso es de lo que te voy a hablar ahora. Lo explicaré de manera muy sencilla para que lo empieces a poner en práctica esta semana misma.

Primero. Haz una lista con aquellas cosas que te gusta hacer y que hacen que tu vida sea mejor. Deja un par de días la lista abierta, tenla a mano y la vas completando con todo lo que se te ocurra.

Segundo. Elige al menos tres de esa lista y ponlas en tu agenda de la semana próxima. Dales tiempo de calidad. No las pongas de relleno, son muy importantes, son los motores que te llevarán a estar más feliz cuando acabe la semana próxima.

Tercero. Protégelas. Sabes que son las primeras cosas que puedes tener la tentación de hacer saltar de tu agenda, así que vas a protegerlas con muros blindados. ¿Cuáles son esos muros?

  • Argumentos irrebatibles. Tu vida es justamente esas cosas. Hacen que estés de mejor humor, por tanto todas tus relaciones mejorarán. Te ayudan a desconectar, por tanto te harán ser más eficaz.
  • Que tus SÍ no las asalten. Cuando te propongan algo, no digas sí hasta comprobar que no afectan a lo que te has propuesto hacer por ti, por tu felicidad, por tu placer. Considéralas tus finales de Champions de la semana.
  • Son tu mejor inversión. Sé egoísta, en el mejor sentido de la palabra. Cuanto más te cuides, más ayudarás a los demás, más valorad@ estarás y mejor te sentirás, por tanto, aumentará tu autoestima y te atreverás con proyectos que mejorarán aún más tu calidad de vida.

Prométete a ti mism@ que a partir de ahora siempre tendrás en cuenta lo que te da placer, lo que te proporciona un momento de felicidad, lo que te hace, en definitiva ser más feliz. 


Empieza a cuidarte mucho a ti, porque tú eres la persona más importante de tu vida y cuanto mejor sea esta, mejor todo serás, mejor profesional, mejor padre o madre, mejor pareja, mejor amigo, mejor hijo o hija… y las personas de tu entorno también saldrán beneficiadas. Hazlo por ti y lo harás por ell@s.

En este vídeo te lo explico personalmente y podrás sentir la ilusión que me hace explicarte cómo puedes conseguirlo.

Explícame si te está siendo difícil cuidarte, si te sientes mejor, qué estás poniendo en tu agenda y cómo lo proteges. Pídeme más formas de blindar esas cosas y sabes que me encantará ayudarte a conseguir que tu vida sea cada semana mejor.

Jaume Josa